5/2/08

El Chorongofonte


Una vez más nos encontramos en el viejo continente para explorar a una de las más bellas especies sobre la faz de la tierra: el Chorongofonte.

Dueño de unas plumas que varían desde el mas precioso dorado al más módico "color caca" el Chorongofonte es una de las especies que hoy corre mas riesgo: le gusta timbear al Telekino. Su fama de escolazo le trajo problemas, ya que, a la hora de invitar a una "Chorongofonta", no tiene un "peso" partido al medio y sólo puede invitarla a comer las sobras del día anterior, es decir, unos fideos frios, porque también vendió el microondas para comprar pititubi masticable (el mencionado en el post anterior, es que lo exportan a todos lados).

Su alimentación es extraña, por épocas. Según el día podemos verlo comiendo una ensalada de bebé, o bien una chocolatada con vainilla, quedando al mismo nivel de "piponoseidad" en ambas variantes.

Nadie sabe como surgió, pero los mas férreos científicos creen que fue una misteriosa cruza entre: leopardo, mono, bicicleta, melón, teléfono, radio, heladera, perro, gato, loro, dragón, rata, chancho, ludovica squirru, pitirosporum ovale, un clight de manzana, una jarra amarilla, una ballena violeta y un cartón corrugado. Dicen que fue una orgía imponente.

Otro problema que tiene esta amable especie es el mercado negro chino. Su aliento fue descrito por los amantes de los animales como: "a vómito y caca mezclado", por lo tanto, fabricantes de chascos han perseguido desde el principio de los siglos a este noble linage, claro, para que los chicos corran en el patio del colegio tirándose con bombitas de olor. Claro que estos desconocen que provienen del Chorongofonte.

Ahora lo saben, no las compren. Boicot. ¡Viva! ¡Para Ti!

1 comentario:

Robertito, el topo dijo...

Ah, mirá, se puede firmar, solo hay que poner el coso como alias.