13/2/08

Capítulo 1 - Despertares



Iván Poporov abrió los ojos, o algo así. No entendía lo que había pasado, sólo recordaba haber estado enfermo por haber comido chorizo colorado envenenado. Recordaba dolor, llantos, haber cerrado los ojos... Ese era su último recuerdo. Ahora sabía que estaba despierto, pero estaba como en un cuarto, demasiado apretado.

Asfixia, locura y desesperación.

Pasaron días, semanas, pero Iván no sentía frío ni calor, ni sed ni hambre, y sin embargo no se moría, no sufría como en sus recuerdos. Un martes escuchó unos ruidos. Un alma había entrado a las ruinas de lo que antes había sido el hogar de alguien. No había hecho ningún ruido hasta que por accidente piso una rama seca que "despertó" a Iván.

Este sintió como se levantaba y se iba moviendo, como flotando, la duda que había empezado a desesperarlo en un momento creció, ya había sido despistado del todo. Hasta ese entonces pensaba que estaba en un cuarto, pero ahora se dió cuenta de que estaba en una especie de cuarto adentro de un cuarto.

De repente algo arriba de el se abrió y se escuchó: Pêtr, esto va a la subasta. Directo. Escondelo en el camión, ahí, al fondo.

Iván no terminaba de caer.

2 comentarios:

Monstruo dijo...

Mirá alejito, te firmo el blog para que crezca con calcio, proteínas y mucho amor.

Mio.


Desde cuándo te digo "alejito"?

Igual, cuando te empiece a firmar mucha gente acordate que yo fui la primera.
Yo te iba a ver cuando no te conocía nadie. Laralala.-

Monstruo dijo...

Me pareció sobrio y adecuado. Vos porque ponés de nombre la direccion del blog, pero si querés lo puedo cambiar.-